En Nigeria, los llamados pastores Fulani secuestraron y asesinaron a la esposa de un pastor en el estado de Kaduna; esto ocurrió tres días después de que el mismo grupo matara a un pastor bautista en otra parte del estado.

Sin saber que había sido asesinada después de ser secuestrada, la familia de Esther Ishaku Katung pagó el dinero de su rescate; una cantidad de aproximadamente 250,000 nairas (equivalente a 690 dólares norteamericanos).

Toda esta información fue proporcionada por Joseph Hayab, quien es el presidente del capítulo estatal de Kaduna de la Asociación Cristiana de Nigeria (CAN).

Ishaku Katung, su esposo, dirige la Iglesia Evangélica Ganadora de Todos (ECWA) ubicada en Bagoma; él logró escapar pero fue herido por disparos cuando los Fulani irrumpieron en su casa mientras ellos dormían.

«La información que obtuvimos de algunas de las víctimas secuestradas que escaparon del enclave de los pastores muestra que Esther Katung y otras dos víctimas habían escapado del cautiverio de los pastores, pero fue recapturada por ellos», dijo Hayab a Morning Star News.

«Ella intentó escapar con otros dos después de que fueron secuestrados por los pastores; Esto enfureció a los pastores, llevándolos a matarla. Le rompieron las piernas para evitar que escapara y también le destrozaron la cabeza. Esto la llevó a la muerte», añadió.

Hayab también dijo que luego de que mataron a Esther, los asesinos seguían pidiendo el dinero de rescate; fue después de cancelar el monto exigido que se enteraron que ella ya no seguía con vida.