Akugue Kennedy se autodenominó «rey» de todos los maleantes en FCT Abuja, decidió compartir su impactante testimonio en la Sinagoga, Iglesia de Todas Las Naciones (SCOAN).

Su carrera como boxeador se demostró al ser introducido al mundo de las drogas hace más de 15 años. Su adicción a la cocaína, la cual le costó más de 400 000 nairas, alimentó su enojo hasta grados alarmantes.

Kennedy no dejaba la pelea hasta ver el derramamiento de sangre, por lo cual se ganó la etiqueta de «tipo duro».

La conciencia de su entorno se desvaneció a la nada. De repente, invocó el nombre de Jesús y un rayo de luz resplandeció gloriosamente.

Al abrir sus ojos, Kennedy se encontraba sobre el terreno de La Sinagoga, Iglesia de Todas Las Naciones. Al levantarse sintió físicamente como si algo lo hubiera dejado. ¡Era la sensación de la libertad! El rey de los matones acababa de encontrarse con el Rey de Reyes ¡Jesucristo!

Desde ese encuentro, su necesidad por consumir drogas desapareció. En su regreso a Abuja, los chicos que anteriormente le suministraban las sustancias ilegales, se sorprendieron al verlo resistir sus propuestas y ofertas.